Marcel Marceau

Compartir publicación

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email
Por Diego Saldaña

Por Diego Saldaña

Mimo - Director - Productor

Marcel Marceau nació en Estrasburgo, en Alsacia (entre Alemania y Francia) el 22 de marzo de 1923. De orígenes muy modestos. Su padre fue carnicero, mostró grandes aptitudes artísticas al igual que el resto de la familia. Cuando Hitler y el nazismo tomaron el poder en Alemania fue como una especie de infierno que les había llegado. Después de la declaración de la guerra fueron, él y su familia como tantos otros, evacuados hacia el sur de Francia. Tiene sólo orígenes judíos, pero en esa época, todos los que tenían un poco de sangre judía eran perseguidos; entonces se reclutó en la Resistencia Francesa por convicciones propias, con ciertas ideas socialistas y por la tradición de su parte, ya que fue criado bajo un concepto de libertad y democracia. A los 14 años era dependiente de una carnicería. Un poco más tarde, a los 18 años, entró a la resistencia activa que consistía en hacer falsas identificaciones y tarjetas de alimentación. Los franceses debían entrar a los 19 años a Alemania para el trabajo obligatorio, era un tipo de deportación.

Cuando se aplicaron las leyes de Vichy, todos los judíos de Francia, los que eran llamados israelitas, estaban amenazados, por lo que muchos de ellos entraron a la resistencia. Había también una organización que debía salvar a niños judíos. Cuando se es joven, se tiene mucho valor. Un tanto inconsciente porque se cree inmortal, uno no piensa en la muerte. Su rol en la organización consistía y estaba en ayudar a salvar a los niños. Él mismo se encontraba en peligro y tenía un primo que era un hombre muy importante en la resistencia, quien supo socorrerlo en los momentos más comprometidos. Su padre fue deportado a Auschwitz. Jamás volvió. Nunca supo lo que fue de él. Esta desaparición fue algo terriblemente oscuro. Todo esto entró en su cabeza y eso lo trastornó y encontró totalmente absurdo el racismo. Amó su país Francia. Tenía una tradición judía, es verdad, pero se desvinculó de ella en la búsqueda de ser un joven integrado, lo que ha llamado un “humanismo judeocristiano”.

Es por eso que es un artista y no ha entrado dogmáticamente en ninguna religión. Uno puede entender, por ejemplo, el judaísmo cuando existían los ghettos en que la cultura judía era muy importante, el conocimiento de la Torá y algunas tradiciones, hasta que uno es perseguido, entonces, la cultura se transforma en algo mucho más personal ya que cuando uno está en la resistencia debe mentir para poder sobrevivir. En la Resistencia Francesa no había antisemitismo, en lo absoluto. Al contrario, los franceses no conocían ese problema porque son muy mezclados. Fue Hitler quien introdujo en Francia las ideas fascistas y discriminatorias. Esta experiencia vivida en la guerra, ha influido en su carrera y en la creación de sus personajes. Ciertamente, existe una conciencia anterior y una conciencia posterior. Después de la guerra no quería revelar sus orígenes porque quería ser considerado como un humanista y no existía ninguna razón por reivindicar todo dentro de este racismo infernal. Él tenía una pelea, una revolución interna y tenía que salir de ese ghetto para poder ser un ciudadano normal.

A pesar de todo lo vivido, no había derecho para someterse en espíritus de venganza. Todo había sido muy doloroso y sólo quería olvidar.

La Resistencia lo llevo a esconderse durante un tiempo ya que fueron sorprendidos por la Gestapo. Entro a un hogar de niños en París, refugiados gracias al primo suyo a quien me referí anteriormente, que trabajaba en la Resistencia. En el lugar había casi 80 niños judíos que se escondían entre muchos otros cristianos. Tan solo una denuncia que se hubiese hecho, y todo el mundo hubiese sido deportado. Era un peligro permanente. Fue en el refugio, donde comenzó a entretener a los niños como actor dramático. Luego ingresó a una escuela en París, muy disciplinada, en la cual permaneció luego de concluir con sus estudios. Era una escuela de teatro parlante.

Del teatro parlante al Mimo: Cuando la guerra hubo finalizado, optó definitivamente por la actuación que desde chico ya practicaba.  A los 10 años, ya imitaba ese inconfundible modo de andar de ese Charlot tan popular. Debe su formación a quien fue su maestro, Etienne Decroux. También fue alumno de Charles Dullin, quien le transmitió el ritmo lírico y el soplo de la palabra. Desde temprana edad compartió el gusto por la pintura con su vocación teatral. Su admiración por Marc Chagall se puso en evidencia en la definición de sus primeros personajes. En 1946, se presentó en el teatro de Sara Bernhardt con la compañía de Charles Dullin, en “La vida es un sueño”. Al mismo tiempo, presentaba sus primeras pantomimas a Etienne Decroux “El asesino” y la “Pantomima japonesa”.

Jean Luis Bareau, retrato de alguna manera al mimo del siglo XIX. Tenía la cara blanca. Había hecho el rol principal de “Los niños del paraíso” de Pierrot. Formó una compañía y había escuchado que Marcel era un mimo, discípulo de Decroux, cuando el mismo había sido el primer discípulo que tenía Decroux. Entonces, en 1947 Marcel entró a la compañía de Monsieur Bareau y Madelaine Renaud, de la que también formaba parte Maurice Bejart, quien sería más tarde fundador y director del “Ballet Siglo XX”. Durante 3 años estuvo en el grupo de Bareau, y estando allí, decidió crear el personaje “BIP” en el “Teatro Porche” de París.

El personaje se llama “BIP” porque no podía llamarlo Bareau, pues no era Bareau. “BIP” vino de “PIP”, un héroe del libro de Charles Dikens “La gran esperanza” y cuando uno tiene 20 años tiene grandes esperanzas. Entonces decidió que se iba a llamar “BIP” en vez de “PIP” Bareau practicó la pantomima silenciosa. Cuando inventó su personaje “BIP” decidió dedicar ese personaje a la memoria de Bureau. Es por eso que usa esa máscara blanca, pero su vestuario es diferente al de Bureau, con el sombrero terminado en flor. Es un personaje con las características de Charlot, un vagabundo, que fue la imagen del hombre desheredado y marginal de Inglaterra que surgió del pueblo. BIP está inspirado en ese personaje que salió del pueblo. Similar también a un Don Quijote. Todo se dio como si la vida estuviese planificada de antes.

Ayer nomás: Cuando dejó a Decroux y a Dullin en 1948 entonces inició verdaderamente su carrera como mimo. Ese año, presentó “Morí o Estaré muerto al alba” obteniendo el premio Deburau en el concurso de jóvenes compañías. En 1954 ganó el “Oso de bronce” del Festival de Berlín y fue nombrado miembro de la Academia de Artes y Letras de Berlín. A esto, le siguió el filme “El parque” y el merecido éxito en el “Teatro Olimpia” de París, donde compartió escenario con Charles Aznavaur. En 1955, monta “El jardín público” bajo la dirección de Paul Paviot y obtiene el “Palma de oro” de Sao Paulo. Este mismo año hace su debut en el “Phoenix Theatre de Nueva York” comenzando desde allí una gira durante seis meses a lo largo de los Estados Unidos. 1959 es condecorado como “Caballero de las Artes y Letras” por el gobierno francés y desde entonces, ah sido premiado y condecorado por diferentes países del mundo entero. En 1964 después del éxito del “Mimodrama Don Juan” basado en la obra de Tirso de Molina. Los problemas económicos lo obligaron a disolver su compañía. Y es a partir de esto que se convierte en un Mimo solista. En 1978 gracias a la subvención de la Alcaldía de París, funda la Escuela Internacional de Mimo Drama Marcel Marceau, que recibe alumnos de todo el mundo. En 1998 con ex alumnos destacados formó “Nouvelle Compagnie de Mimodreme” para realizar el montaje de “Le Chapeau Melon” (el sombrero de hongo) en el que rinde homenaje a Chaplin.


Volver a empezar: 
Quería desligarse de este pasado porque era joven y toda la gente que había sido deportada guardaba silencio. Sólo quería la reconciliación y empezar de nuevo incluso perdonando a los alemanes que no tuvieron responsabilidad en lo ocurrido. Carecía de espíritu de venganza. Después de la guerra lo que más le importaba era hacer teatro de pantomima ya que el arte del mimo es para él como un símbolo. Había una especie de integración humana. Eran comprendidos por todos los pueblos, no había problema de lenguaje. El dolor de la guerra incidió en la creación de BIP “El cazador de mariposas” era un símbolo de la fragilidad del ser humano. BIP mata a la mariposa y cuando esta muere es igual al corazón humano, lo curioso es que la gente no se impresionaba por la muerte de la mariposa pero si por la muerte del corazón humano. Lo había hecho conscientemente. Los símbolos de libertad y de fragilidad han sido fundamentales en su actividad creativa.

Marcel Marceau define al Mimodrama: Cuando yo digo “Arte del silencio” me refiero a un arte corporal. Toda la acción dramática, cómica y trágica, está ligada al cuerpo. El silencio es la visión que tenemos de nuestros sueños. Y todo lo que arte aporta, especialmente el arte de la danza flamenco gitana, que está muy cerca de este arte porque es muy dramática, muy teatral. Y es cierto, dentro del mundo entero el mimo tomo distintas direcciones. Uno no puede crear un arte si no se acuerda del pasado. Yo fui influenciado  desde muy pequeño claramente por Charles Chaplin, también Buster Keaton, donde los artistas también hablaban, era de todas maneras una escuela de cine visual donde era practicada la pantomima. Después de la guerra decidí consagrarme a la creación del arte del mimodrama. Y digo “MIMODRAMA” y no “PANTOMIMA”. Desde ya históricamente el arte del mimodrama nació en Grecia y el arte de la pantomima en Roma. Época del imperio romano dónde ya existía el mimo romano, este era solista. A diferencia de los Griegos había una compañía de mimos donde habitaba el silencio y la palabra, no existía la gramática y un arte no puede existir sin gramática.

Espectáculos de Marceau: El espectáculo está dividido en dos partes. La primera se llama pantomima de estilo porque hace entrar en el alma del público la técnica de nuestro arte y también la fábula, el mensaje, la lección que pueda dar. No es la historia de un personaje. Dentro de esto hay una metáfora, una fábula, una filosofía de vida en el amor y de las reglas de la realidad. La segunda parte está dedicada al personaje BIP. Hay cuarenta pantomimas de BIP y cincuenta de pantomima de estilo. La primera parte está compuesta por: EL ARTISTA PINTOR, EL JARDÍN PÚBLICO, EL PAJARERO, EL TRIBUNAL, LAS MANOS, LA ADOLESCENCIA, MADUREZ, VEJEZ Y MUERTE (las 4 etapas de la vida)La segunda parte está compuesta por: BIP DOMADOR, BIP MÚSICO DE LA CALLE, BIP Y UNA AGENCIA MATRIMONIAL, EL FABRICADOR DE MÁSCARAS.

¿La voz o los gestos? Todas las artes son importantes, ninguna superior a otra, pero hay que alcanzar la perfección. Todas las artes tienen límites, pero tiene que ser ilimitada en el interior. Cuando uno toma una pintura es un cuadro. Uno la expresa a través de la palabra, la poesía, la música, la danza, la pintura, la escultura, todo lo que el hombre crea, incluso dentro de la ciencia. Pero yo puedo decir que cree ese sentimiento del arte dentro del silencio. El arte del mimo es la identificación del hombre y de la mujer, es decir del ser humano con los 4 elementos de la vida, la tierra, el agua, el fuego y el agua y sumaría el tiempo. Vuelvo visible lo invisible. El público debe ver inmediatamente la imagen de la acción y también de la metáfora. No se puede expresar el arte del mimo cuando uno no lo vio pero cuando eso sucede se puede persistir en este arte, aún después de 50 años.

¿Sobrevive a la esperanza de los 20 años? Es necesario, sí. Nosotros luchamos por la esperanza. No sabemos si el siglo XXI va a ser mejor que XX. El siglo XX ha sido el más cruel de todos los siglos, se han perfeccionado en todos los armamentos. Yo he estado hasta en la guerra nuclear. Ustedes dirán, “Usted es un profeta” Yo soy como ustedes. Yo lucho por la paz y cuando digo que lucho por la paz me refiero a mostrar el bien y el mal. Uno no va a eliminar jamás el mal, pero es necesario que el bien sea mayoritario, como tampoco va a poder suprimir el amor.

El mimo y la informática: Voy a decir algo muy importante, todos tenemos mucha imaginación. Miren los niños, ellos hacen todo lo que ven en televisión, algo tan grande, tan rico, ellos con la imaginación comprenden todo. Yo hice en Francia un teatro para niños sin ver teatro ni televisión, con fábulas y cuentos chinos. Me gustan mucho los cuentos chinos, me siento muy atraído por Asia, por la India, por todas las culturas, también la cultura judeo-cristiana. Y es por eso que vivimos en un mundo lleno de comunicación y sin embargo nos falta comunicación. Nosotros tenemos mucha soledad, que siempre existió. Uno puede estar solitario, pero puede ser solidario. Yo trabajé un poco en televisión, hice algo de cine, por ejemplo, con Mel Brooks, algunos films en los 70 en Hollywood; yo filmé todo mi repertorio. Es lo que hay que hacer para guardar intacto el arte. Por eso es extraordinario lo que el hombre hizo en el terreno de la ciencia. Y dentro de la comunicación en general, como el fax, como internet.

El mimo y el cristianismo: Lo importante es la fe, que seas religioso y que trabajes por el bien público. Tengo el más grande respeto por la biblia, por Cristo, por la mitología de la historia llamada “Santa”. Un día en Estados Unidos, después de un espectáculo, catorce predicadores fueron a ver mi espectáculo y luego de ver el mimo de estilo “La creación del mundo” inspirada en el génesis, después de ver “La lucha entre el bien y el mal” y “Todas las etapas de la vida” Me preguntaron: Marcel Marceau, ¿Es usted religioso practicante? Yo le respondí: Padre, hermano, yo no soy practicante, no soy religioso, pero cuando hice la creación del mundo, Dios entró en mí. Y pienso que no soy el único que puedo decirlo. Incluso las mujeres cuando tienen los niños lo sienten ya que es una creación divina. O sea que dentro de la creación hay un sentido viviente y yo trabajo en ese sentido. Hay que mostrar eso, el bien, el mal, todo lo que hay en la creación.

Enseñar o actuar: Es una buena pregunta. Tengo la suerte de ser pintor a la vez. Y la pintura me dio mucha alegría de crear con las manos la visión del mundo. Es un placer para mi enseñar. Particularmente a mi edad, porque hay que legar. El arte no puede vivir y descansar o estar en una persona. Estoy muy contento de saber que hay muchos grupos de mimos en la Argentina y en casi todos los países del mundo y estoy muy feliz de haber sido el responsable de este movimiento. Cuando comencé en los años 50, 60 los grupos de mimos no existían. Estaba la danza clásica, la danza contemporánea, la esgrima, la acrobacia, y también la palabra. Pero la disciplina principal es la pantomima y el mimo, basada en la técnica gramatical de Etienne Decroux que fue mi maestro. No puedo decir “yo” soy un servidor de mi arte. Cuando más aprendan mis estudiantes la técnica, más van a ser capaces de crear y volverse autores.

La degradación de la cultura: El arte es eterno. La filosofía, igualmente. Los hombres hacen la historia, pero la historia no es eso que hacen los hombres. En lo que esto concierne hay evoluciones continuas. La esperanza, el cuerpo también evoluciona. El arte esta en completa evolución, incluso el pasado, presente y futuro. El peligro es que los jóvenes olviden la raíz del pasado. Por eso hay que seguir la fuente de la inspiración que se nos transmitió a través de los siglos. Nosotros teníamos un Ministro de cultura que se llamaba André Mareau, un gran escritor también, y dijo que dentro de los museos uno nunca muere. Es muy importante para la juventud actual conocer el arte a partir de la escuela, la literatura, el dibujo, los deportes, el teatro, la danza, entre otros. Es un remedio maravilloso contra la violencia. Por eso, el problema es la degradación de la cultura y la hay. El día que uno pueda reconocer el buen gusto del malo, la vulgaridad y la nobleza de sentimientos, el arte va estar en peligro; pero no solamente dentro de la pintura, sino también de la manera de vivir, dentro de todo. Es un problema muy importante. Por eso, a la vez, no puede estar contento en saber que grandes escuelas y grandes maestros.

Fuente: Mutinelli A.R.

 

Sobre el mimo
Academia de Mimo

El mimo teatral

Cuando comencé mis estudios de Mimo una de mis preocupaciones iniciales fue conocer acerca de su surgimiento como género autónomo

Leer más »

Registrate

Para recibir nuestras publicaciones

Nuestra academia estimula, genera y da valor al teatro corporal.

Contacto

Equipo

Ⓒ 2020 – Derechos reservados – Academia de Mimo – Política de privacidad – Términos y condiciones